Planas sigue los dictados de Cataluña, en contra de Extremadura y una sentencia del Supremo


APAG Extremadura Asaja ha mostrado su “indignación” por la decisión del ministerio de Agricultura de mantener la prohibición de nuevas plantaciones de uva para cava en la región, como había pedido el Consejo Regulador del Cava, controlado por productores catalanes, lo que será muy perjudicial para la comunidad autónoma en general y Tierra de Barros en particular.

 

Según ha señalado el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, esta decisión es un ejemplo de que el ministro de Agricultura, Luis Planas, “sigue los dictados” de una región haciendo oídos sordos a Extremadura y también a una sentencia del Tribunal Supremo que anulaba una petición del Consejo Regulador del Cava de no autorizar nuevas plantaciones. “Finalmente el ministerio ha hecho suya esa petición del Consejo Regulador, en contra de Extremadura”.

 

Para Metidieri, lo ocurrido es una prueba más de que el ministerio de Agricultura y el ministro hacen prevalecer intereses propios de una región sobre las demás, evitando nuestro desarrollo, ha señalado. “Parece que algunos le damos igual”.

 

El dirigente agrario cree que no es entendible una decisión de este tipo en la que el ministerio de Agricultura se está posicionando en contra de la consejería de Agricultura de Extremadura, de las organizaciones agrarias, de las cooperativas, de los bodegueros o agricultores extremeños.

 

Este hecho ha confirmado que al ministro Planas “poco o nada le importa el campo extremeño”, ya sea dando la espalda a los productores de uva de cava, como ha ocurrido ahora, o como pasó hace dos semanas cuando no se dignó a dedicar ni cinco minutos de su tiempo a escuchar las reivindicaciones de la tractorada de APAG Extremadura Asaja.

 

Firmeza por parte de la Junta

Por último, Metidieri ha solicitado a la consejería de Agricultura de Extremadura que muestre una firme y frontal oposición al Gobierno central por esta decisión. De no hacerlo “será cómplice y co-responsable” con lo que está ocurriendo y con una clara discriminación al sector del cava extremeño.