APAG Extremadura Asaja alerta del futuro incierto de 35.000 trabajadores del campo si se aplica un 22,5% de subida salarial

Metidieri señala que un incremento así haría “insostenibles” muchas explotaciones agroganaderas

 

3 de abril de 2019.- El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha alertado del futuro incierto de cerca de 35.000 trabajadores del campo extremeño por la falta de acuerdo en la negociación de las tablas de retribución profesional que pueden hacer inviables las explotaciones agrarias y ganaderas de la región, con lo que eso supone.

Según ha explicado Metidieri, después de una reunión mantenida esta mañana entre sindicatos y organizaciones agrarias, con presencia de la administración, la aplicación del decreto del salario mínimo interprofesional en el campo supondría una subida salarial del 22,5%, lo que es insostenible para el sector en Extremadura.

En este sentido, Metidieri ha recordado que la realidad que se vive en nuestra comunidad autónoma y en un sector como el agroganadero no es comparable a la de otros lugares, por lo que ha pedido sentido común a la hora de negociar el convenio del campo y no una cerrazón, como la que han mostrado desde los sindicatos, lo que hace que se esté en una “vía muerta”.

Metidieri ha señalado que estas exigencias supondrían “la ruina” de muchas explotaciones, afectando especialmente a las que más mano de obra generan, por lo que ha calificado de inasumible una subida salarial de más de un 22% en una anualidad.

Según el presidente de APAG Extremadura Asaja, las subidas, como se ha hecho siempre, deben ser progresivas y sostenidas en el tiempo, no repercutiendo un incremento tan alto “de golpe”. Una prueba de esto ha señalado, es que en años anteriores se han firmado convenio tras convenio con subidas salariales y con “paz social”, garantizando la estabilidad laboral a todos los trabajadores y la continuidad de las explotaciones, algo que ahora peligra.

Metidieri ha insistido en que la negociación debe realizarse con racionalidad, desde el punto de vista de la realidad de Extremadura y no desde una óptica alejada del mundo rural, como es el decreto del salario mínimo aprobado por el Gobierno de la nación y que es un ejemplo de desconocimiento del campo que está ahora generando un importante problema.

El presidente de APAG Extremadura Asaja ha insistido en la necesidad de negociar y buscar acuerdos, pero desde el sentido común y no desde la imposición, que siempre sería mala para el sector y, sobre todo, para miles de trabajadores que podrían perder sus puestos de trabajo.

La próxima semana se ha convocado una nueva reunión para atender este problema y cuya solución, ha asegurado, es vital para el futuro del sector, de los trabajadores y de Extremadura.