APAG Extremadura Asaja muestra su preocupación por el futuro del sector vinícola y solicita medidas que alivien un posible colapso

·        Destilación de crisis, líneas de financiación, control de precios o favorecer las exportaciones son algunas de las medidas propuestas

 

El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha mostrado su preocupación por la situación del sector vitivinícola y el futuro incierto que se avecina para la próxima campaña ante la falta de salida del vino, lo que puede hacer que el sector “colapse” si no se toman medidas rápidas y adecuadas.

El dirigente agrario ha recordado que en unos cien días llegará la próxima campaña de la uva, que se prevé buena y abundante, pero que por culpa del coronavirus se puede transformar en ruinosa para el sector.

Según ha explicado Metidieri, se han dado un cúmulo de factores como son que en la actualidad no se está comercializando el vino por el cierre de la hostelería. A esto se añade que las exportaciones se han hundido y las bodegas no tienen ya espacio porque no pueden dar salida a sus productos.

Con este escenario nos podemos encontrar con una compra muy limitada de uva por parte de los industriales y con las cooperativas desbordadas porque no pueden asumir toda la producción de sus socios, lo que puede ser ruinoso para todo el sector y un desplome todavía mayor de los precios, ya de por si bajos. Ante este panorama “es obligatorio tomar medidas con tiempo, para que luego no nos tengamos que lamentar, ha señalado.

Entre otras propuestas, desde APAG Extremadura Asaja se ha incidido en la importancia de aprobar la “destilación de crisis” que tiene como objetivo liberar existencias de las bodegas y así dejar espacio para la nueva cosecha que está ya en las viñas. Es más que llamativo, ha señalado Metidieri, que las bodegas estén repletas, pero que no puedan destilar cuando hemos visto episodios de desabastecimiento de alcohol en farmacias con motivo del Covid-19.

También es necesario que se destinen recursos extraordinarios para el sector, al margen de los existentes en el Plan del Vino, por su peso e importancia que requieren de un apoyo claro e inequívoco, además de una buena política exterior para recuperar las exportaciones del vino, medidas fiscales y financieras o el control de precios para evitar la venta por debajo de los costes de producción y en los diferenciales entre lo recibido por el productor y lo pagado por el consumidor.

El dirigente agrario ha recordado que APAG Extremadura Asaja ya ha presentado un Plan de Rescate para la Agricultura y la Ganadería general, pero que también debe hacerse por producciones.

O tomamos medidas ahora, que todavía estamos a tiempo, o cuando llegue la cosecha nos vamos a encontrar con muchos problemas y con un sector vital colapsado, porque, como ha señalado Metidieri, los problemas vienen de largo, puesto que ya hubo una movilización el pasado mes de septiembre por los bajos precios, a lo que ahora se suma la crisis sobrevenida del coronavirus, ha concluido.