El campo se vuelve a echar a la calle ante la falta de soluciones a los problemas del sector primario

  • La protesta se califica de “éxito”, a pesar de los intentos de la Delegación del Gobierno de amordazar al campo extremeño
  • “No nos pararán” ha señalado el presidente de APAG Extremadura Asaja

 

Agricultores y ganaderos han protestado en la mañana de hoy en las puertas de la consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio ante la falta de soluciones a los problemas del campo extremeño que “en vez de mejorar siguen empeorando y con unos precios de miseria que afectan a todas las producciones”.

 

En la concentración, el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha explicado que “todas las producciones están inmersas en una crisis de precios”, pero también hay más problemas que se han sumado, haciendo insoportable la situación, como son limitaciones de todo tipo a los agricultores y ganaderos, más burocracia o un recorte de la PAC del 10%.

 

Metidieri ha recordado que desde el campo se trabajó durante la crisis para garantizar que no faltaran alimentos en los hogares. También se estuvo en las calles desinfectando “sin pedir nada a cambio” y se reconoció al sector agroganadero como fundamental para superar la pandemia, pero luego, “lo que estamos recibiendo a cambio no son soluciones, sino más problemas”.

La protesta, convocada por APAG Extremadura Asaja y Asaja Cáceres, ha contado con la presencia de algo menos de un centenar de agricultores y ganaderos, puesto que desde la Delegación del Gobierno se ha limitado tanto el tiempo de la concentración como del número de asistentes a la misma.

El gobierno quiere amordazar al campo

Por ese motivo, desde APAG Extremadura Asaja se ha querido criticar a la Delegación del Gobierno por intentar amordazar al campo extremeño después de imponer restricciones para la asistencia a la protesta, que no podía superar dos grupos de 40 personas. Para Juan Metidieri lo que se ha intentado es “coartar el derecho a manifestarse”. No obstante, y a pesar de los intentos de la Delegación del Gobierno, la protesta se ha calificado como un “éxito”.

Es irónico que no exista ninguna restricción para aplaudir en un congreso repleto de diputados y sin medidas de seguridad, pero sí para protestar al aire libre. A pesar de todas las zancadillas, ha concluido Metidieri, “no nos pararán”.

En definitiva, esta exitosa manifestación es el primer paso hacía un nuevo calendario de movilizaciones para seguir defendiendo unos precios justos para las producciones, que el medio rural siga teniendo oportunidades de futuro, que no se asfixie con normativa a los agricultores y ganaderos y que, de una vez por toda, se esté al lado del campo.