El preacuerdo para la PAC será muy perjudicial para el campo extremeño

·       Supone un recorte en el presupuesto, más burocracia y un endurecimiento de las normas, lo que favorecerá la despoblación rural

·       España puede perder hasta 600 millones de euros anuales

 

El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha calificado de “muy perjudicial” y “ruinoso” el preacuerdo sobre la PAC que han alcanzado las instituciones europeas y que está realizado por “gente que no ha pisado el campo en su vida y que desconoce la realidad agronómica”.

 

Para argumentar esta calificación, Metidieri ha puesto el acento en tres aspectos como son la pérdida de fondos, el aumento de la burocracia y el endurecimiento de las normas medioambientales. 

 

Sobre el primer punto, el dirigente agrario ha recordado que el presupuesto de la PAC se ha recortado en casi 39.000 millones de euros, pasando de 383.000 millones a 343.900 en la programación 2021/2027, lo que supone un tijeretazo de más del 10% y un revés muy importante para la agricultura y la ganadería, puesto que España podría llegar a perder hasta 600 millones de euros anuales.

 

Respecto a la simplificación administrativa que buscaba la nueva PAC, lo que se ha hecho es justo lo contrario, crear más complicaciones con nuevos mecanismos para acceder a la ayuda como pueden ser eco-esquemas, pagos redistributivos, condicionalidad, acoplado, etc. que enmarañan más todavía el proceso.

 

Por último, también ha criticado el endurecimiento de las normas medioambientales que son medidas que van contra el agricultor y el ganadero. En el caso de los eco-esquemas podría llevarse hasta el 25% de los fondos PAC. 

 

Para Metidieri es un contrasentido que se le ponga trabas al al colectivo que se ha preocupado durante generaciones y generaciones en mantener el actual ecosistema. “Si no hubiera habido agricultores cuidando el campo no tendríamos nada. La gente de las zonas rurales somos generadores de vida. Sin actividad agrícola y ganadera morirían las zonas rurales”, ha espetado.

 

En definitiva, para APAG Extremadura Asaja “esta es una reforma contra el campo, que favorecerá más la despoblación rural y que perjudicará al bolsillo del consumidor”.