Modificación urgente de la Orden por la que se declara el peligro alto de incendios para que la campaña cerealista no se vea frustrada

APAG Extremadura ASAJA exige que se modifique de forma inmediata la Orden del 9 de mayo por la que se declara el peligro alto de invendios forestales de Edxtremadura, con el fin de que la campaña cerealista no vuelva a verse perjudicada como esteá ocurriendo este año por culpa del exceso de regulación de la Administración autonómica.


El presidente de esta organización agraria, Juan Metidieri, ha denunciado este jueves en rueda de prensa el intervecionismo y la actuación sanciadora que ha demostrado la Junta de Extremadura con la prohibición del uso de maquinaria agrícola ante el peligro alto de incendios, debido a las supuestas temperaturas extremas que está viviendo estos días nuestra región.


Metidieri ha reprochado que la Administración esté actuando sin sentido común tomando este tipo de decisiones con las que lo único que se consigue es dañar la campaña del cereal de invierno de todo un año, a pesar del aluvión de críticas por parte del sector.


En este sentido el dirigente agrario ha mostrado perplejidad por la prohibición del uso de maquinaria empleada en las labores de recolección entre las 14:00 y las 18:00 horas en días de peligro extremo de incendio --cosechadoras, segadoras, empacadoras, maquinaria de orugas, motosierras o desbrozadoras--, cuando las temperaturas de estos dos dias han sido cuanto menos suaves. “Este argumento sin duda ha hecho flaco favor al cerealista extremeño, mientras la Junta de Extremadura mira para otro lado”, ha criticado en este sentido.


Para el presidente de APAG Extremadura ASAJA “esta paralización sujeta a ocurrencias sólo provoca malestar y perjuicio para el bolsillo del agricultor, algo que no se está viendo en ninguna otra Comunidad Autónoma salvo en la nuestra, en Extremadura”, ha puntualizado al respecto.


En esta línea ha lamentado que se siga dando la callada por respuesta a la solicitud de APAG Extremadura ASAJA de mantener una reunión con la Consejería y la Delegación de Gobierno en Extremadura para tratar este problema.


En opinión del dirigente agrario es un “despropósito” que la Administración se dedique a “perjudicar” y hacer el día a día del agricultor y ganadero “más complicado”, en lugar de eliminar todas aquellas trabas que dificulten el trabajo de profesional del campo.


Juan Metidieri ha comparecido ante los medios de comunicación junto a la directora técnica de APAG Extremadura ASAJA, Montserrat Herrojo, quien ha analizado de forma exhaustiva las Ordenes, los decretos y las leyes que regulan la prevención y lucha contra los incendios forestales en Extremadura.

La directora técnica de esta organización ha reflejado la “manipulación” de la definición de terreno forestal que aparece en el decreto 260/2014 de 2 de diciembre, ya que según apunta “se excede de forma significativa” a la que aparece en la Ley 43/2003 de 21 de noviembre (communmente conocida como Ley de Montes) donde se entiende por monte “todo terreno en el que vegetan especies forestales arboreas, arbustivas, de matroral o herbáceas”. Cabe destacar que en esta ley no tiene la consideración de monte los terrenos dedicados al cultivo agrícola.


En el decreto citado anteriormente se añade a la definición contemplada en ley de montes los términos riberas y pastizales, lo que provoca que más del 90% de Extremadura se convierta en terreno forestal o zona de influencia a menos de 400 metros. Esto supone para el sector agrario que cosechar el cereal sea considerado como una actividad de riesgo con las siguientes medidas de seguridad en días de peligro extremo de incendios.


Ante este desatino, Montserrat Herrojo ha lamentado que la pretensión de la Consejeria de prohibir las labores de una campaña normal, parando las cosechadoras entre las 14:00 y las 18:00 horas, así como todo el día del domingo y festivos en jornada de peligro extremo de incendios. provoque la “indefensión” de los cerealistas de nuestra comunidad autónoma.


Ante esta circunstancia ha sugerido que la Consejería se centre en modificar urgentemente la Orden excluyendo cosechar en terrenos agricolas dentro de las actividades de riesgo.


Asimismo ha criticado que a la Administración “presuma del esfuerzo que está haciendo por la economía verde y circular y la lucha contra la despoblación del medio rural” cuando, a su juicio, con este tipo de decisiones lo único que provoca es el éxodo rural, cerrando explotaciones y, por consiguiente perjudicando gravemente el bolsillo de cerealista.


Por último ha mostrado su pesar por que el agricultor solo reciba “imposiciones” en lugar de ser escuchado, por lo que en esta línea el presidente, Juan Metidieri, ha reclamado que las modificaciones de la Orden se hagan “desde el consenso”, teniendo siempre en cuenta la opinión de los agentes implicados, al tiempo que no descarta actuaciones más contundentes si la Junta sigue cruzada de brazos ante esta situación de impotencia.